De violencia, arte, censura y protestas.

La censura es un término típicamente político utilizado muy usualmente por estos días, y no sin razón. Esta pequeña palabra representa, materialmente, una de las mejores herramientas de represión con la capacidad de moldear las circunstancias a favor de quién se desee, acallando a otro y violando jijuemil derechos.

El 21 de Noviembre del año pasado (21N), el pueblo pegó un grito al aire en forma de protesta, no me tomen a mal, esto no es tema de izquierdas o derechas, esto es un tema de poder y, amigos míos, hay pocas herramientas más eficientes de gestión de poder que el arte en todas sus formas. Salí a cada una de las marchas que se presentaron desde ese día hacía acá, y, fuera de la manipulación sistemática de los medios, el protagonista de esta jornada, de meses, de protesta ha sido el arte.

Tambores, arengas, enormes letreros, diseños de camisetas, conciertos y coreografías fueron protagonistas en los plantones y las marchas, las caricaturas e ilustraciones inundaron las redes sociales, se escribieron columnas, se escucharon canciones, y hasta el movimiento feminista levantó la mano con “el violador eres tú”, la protesta es mejor museo de arte que el mismísimo MoMA. Cada color, sílaba y nota enunciándole casi a gritos al gobierno, que parece ciego y sordo, que no estamos de acuerdo con cientos de cosas, y más aún, que se nos está cayendo el país. SOS, VAMOS EN PICADA.

Continue reading “De violencia, arte, censura y protestas.”

Cómo leer sin caer en banca rota, o robar a los autores.

Toda mi vida he leído, el presupuesto de menor de edad y de estudiante nunca alcanzó para mucho, pero siempre hay medios. Sin embargo, al pasar los años aprendí a moverme por el mercado, saber dónde buscar, a quién preguntar, y darme cuenta de que la piratería no es una opción.

Lo principal es leer, consumir tanta literatura cómo sea posible, pero una idea que no hay que olvidar es que los autores, a pesar de buscar reconocimiento, también buscan comida, ya que, a pesar de algunos ser unos genios, necesitan comer y su negocio es su arte, la idea no es robarlos porque amamos el arte. En torno a esto, lanzo directamente el primer mensaje: NO COMPREN LIBROS PIRATAS.

Cualquiera creería que los libros que se venden en nombre de alguien significarían un número considerable de dinero para ese “alguien”, pues no, el porcentaje para el escritor es ínfimo, el promedio mundial en las editoriales ronda el 10% para el autor. Solo para dimensionar la situación que suelen vivir los escritores quisiera recordar una historia de Gabo, donde, en una de sus tantas entrevistas, mencionaba que su esposa días antes al envío de “cien años de soledad” a la editorial había tenido que empeñar su maquina de costura para poder pagar la renta, y aun así no alcanzó el dinero.

Continue reading “Cómo leer sin caer en banca rota, o robar a los autores.”

Dominio público: Todos para uno y, tras unos años, ¿uno para todos?

A pesar de la atrasada regulación que presenta Colombia en derechos de autor, lo que no se presenta en calidad sí en cantidad, y, literalmente, toma más de una vida que una obra pase de la propiedad privada al dominio público.

Colombia hace parte de un club que procura unificar comercialmente a Latinoamérica, es como un cover desafinado de la Unión Europea, y su nombre es CAN (Comunidad Andina de Naciones). Dada su naturaleza tendiendo a lo comercial, el manejo de obras tuvo un papel central en sus normativas, determinando que la protección a las obras se presentaría en la vida del autor + 50 años, donde la obra pasaría a dominio público.

Sin embargo, la CAN dejó la puerta abierta para llevar a cabo una protección más extensa, por lo cual optó Colombia, aquí la protección se establece en la vida del autor + 80 años, cuando es una persona, en caso de ser el titular una empresa será la vida del autor + 50 años.

Continue reading “Dominio público: Todos para uno y, tras unos años, ¿uno para todos?”

Dr. Rocks – Podcasts

Dr Rocks - Podcast

¡Hola!
Derecho Rocks sigue creciendo. Ayudando cada día a más artistas a tomar el control de sus proyectos.

Cada vez con más herramientas para compartir con todos los músicos que hacen parte de nuestra comunidad.

El año pasado lanzamos el “Kit de supervivencia para la industria musical” un curso online, con el que ya sobrepasamos los 100 estudiantes.

Este año, nos lanzamos a hacer un podcast: “Dr. Rocks“. 

Donde nos juntamos tres abogados de entretenimiento para darle herramientas a proyectos musicales, para que no desfallezcan en una industria caníbal. Lo hacemos posible trabajando juntos Santiago SanmiguelMaria Camila Renza y Mónica Zuluaga

Queremos hablar de muchos temas de la industria musical: regalías, acuerdos, buenas prácticas, consejos, historias de terror.

Esperamos que puedan acompañarnos escuchando el programa; y que el 2020 esté lleno de muchos proyectos, música y buena onda.

Si tienen alguna duda que quisieran que la revisemos en el programa, pueden escribirnos a podcast@derecho.rocks.

Nos oímos en el podcast.

Equipo Derecho Rocks

Por qué no pagarle a Sayco es robarle a los artistas y otras historias de terror

Pago Sayco

Al menos una vez al año en Colombia hay una noticia de algún festival o evento gratuito, llorando en medios de comunicación, al límite de su tiempo disponible, diciendo que Sayco no les va a dejar hacer el evento.

En todo espectáculo público con música hay que pagar por el uso de esas canciones. El promotor/empresario del evento es el obligado a pagar, casi siempre a una sociedad de gestión (como Sayco para Colombia) que representa compositores. En muy contadas ocasiones el promotor puede pagarle a otra persona: directamente al compositor/titular; pero eso es la excepción. Es raro. No pasa. No insistan.

De una vez por todas, los artistas deberían darse cuenta que no pagarle a Sayco va en contra de ellos mismos. Que no pagarle a Sayco es burlarse de los artistas.

Y los más interesados en no pagarle bien a los artistas son los promotes; no por malagentes, sino porque se ahorran unos pesos. Hacer un evento es una labor de gimnasia financiera enorme. Cualquier manera de recortar costos se agradece. Así incluya pagarle menos al talento —¡Que es el motivo central de la operación!—.

Que un artista apoye que los promotores no le paguen a Sayco es como si renunciara abiertamente a recibir regalías. Para mí, es el equivalente musical a un terraplanista, o un anti-derechos, o esa gente que cree que las vacunas causan autismo. Orgullosos headliners en el festival del tiro en el pie.

Continue reading “Por qué no pagarle a Sayco es robarle a los artistas y otras historias de terror”