¿Dónde conviven los proyectos culturales?

Proyectos Culturales

Sí, eres único. Tú mamá te lo repite todo el tiempo. Aún. Pero en cuanto los proyectos creativos puede que eso no sea lo importante —o no lo único importante—.


El talento se da por hecho. Ese no es un elemento diferenciador, ni de valor.

Suscríbete a nuestra lista de correo

No enviamos spam ni compartimos tu info.

—¿Y si soy virtuoso?—

—Tampoco—.

Si haces algo esperamos que lo hagas bien. En las dos dimensiones del talento: tanto el innato como el construido gota a gota.

Los productos culturales hacen parte de un universo. Conviven codo a codo con otros productos que son similares.

Lo que haces no está aislado.

Lo que haces tiene productos sustitutos y complementarios.

Y sí. En todas las industrias estamos a la espera de un comerciante chino que haga lo que hacemos por una décima parte del precio y en la mitad del tiempo.

La verdad es esta: nadie consume productos culturales de un solo artista.

Los únicos que hacen eso están escribiendo tesis doctorales sobre la obra de ese artista.

El resto, que nos gusta lo que esa expresión nos hace sentir, consumimos varios venenos. De muchos tipos. A veces inconexos. Pero muchos. Esos son los que consumen/pagan/descargan/comentan/comparten/compran.

Hay fanáticos.

Hay seguidores.

Hay algunos un poco obsesivos.

… y ninguno se limita a un solo artista/álbum/novela/película.

Por eso existen secciones por género literario en la librerias; hay pabellones en los museos con diferentes obras de arte; y no hay nada más maravilloso que un playlist bien curado.


Lo más importante es saber tú proyecto de qué universo hace partes. Con quién convive. A quién se parece. No está mal. No es igual y puede tener más o menos mérito para estar ahí. Pero el estante sí ayuda a elegirlo sobre otras opciones.

Para eso hay herramientas, como buscar artistas similares en Hype Machine para averiguar qué dicen los blogs sobre esos proyectos similares; o las “Estadísticas de Público” de Facebook (para Empresas) que dejam segmentar toda la base de datos de la red social o “Crowd Reviews” de Reverb Nation, que por un par de dólares hace que gente oiga tus canciones, las reseñe y entrega un informe muy detallado.

Es mejor si el proyecto se rodea de elemntos afines y parecidos. Algo similar plantea Pierre Bayard en su libro “Cómo hablar de libros que no has leído” (Aquí puedes leer la reseña de Brain Pickings). Lo importante de saber, no es exactamente acordarse de todo, ni consumir toda la información disponible, sino entender en qué lugar de toda la biblioteca del conocimiento se ubica el tema discutido.

¿En qué universo vive tu proyecto?