“uno lee un poema esperando verle los huesos al poeta” [Entrevista a Mariana Kruk]

Los rockstars agotan las entradas a sus conciertos; los escritores rockstars agotan las copias de los tirajes de sus libros. Mariana Kruk es una escritora rockstar.

No es fácil vender libro es pleno apogeo digital.  Seguro es más difícil vender libros de poesía. Si agotas en ventas un libro de poesía, va mi sombrero, reverencia y todo.

Suscríbete a nuestra lista de correo

No enviamos spam ni compartimos tu info.

I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )

Mariana Kruk escribe, publica y conmueve desde “de oficio: arder” y “el deseo viaja en ascensores“, los blogs en los que recopila muchos de sus escritos. También dicta talleres virtuales de poesía (acompañamiento poético). 

Mariana tiene una voz contemporánea. Deja fuera las mayúsculas iniciales, como quien se pone sus propias reglas. Genera una atmósfera intimista con dos versos; y te saca una sonrisa con una referencia pop. Te da vueltas en la cabeza y te cuestiona el corazón.

Sus libros ocho libros publicados, están todos (felizmente) agotados, dice ella en sus blogs. Pero hay más que se están cocinando, próximo se titula BISAGRA, en sus respuestas nos dio un adelanto.

Amablemente respondió nuestra entrevista y aquí se las compartimos.

¿Qué es lo más importante al escribir un poema?

La honestidad. Cuando leemos narrativa nos prestamos al juego del autor, eso que nos cuenta no necesariamente tiene que ser autorreferencial, y es más, mejor si no lo es.

Pero con la poesía es distinto, uno lee un poema esperando verle los huesos al poeta.

Si un poema no es honesto, se nota, si un poeta está macaneando con sus imágenes, se nota. La honestidad sin lugar a dudas es lo primero.

¿Cuántas formas de arder hay?

Una sola. Quien elige el fuego en su vida no puede más que hacerlo todo ardiendo. No hay fuegos de mayor o menor intensidad. Se arde o no se arde.

¿Por qué será que el amor y el corazón llevan a crear tanto contenido?

Para mí el amor es la fuerza que rige el mundo, es lo único que hace que todo tenga sentido. No existen poemas que no sean de amor, un poema político, un poema social, un poema hasta religioso te diría, es también un poema de amor.

No es que el amor y el corazón llevan a crear tanto contenido, son el contenido.

¿Cuál crees que es tu greatest hit?

Me ha causado mucha impresión a lo largo de estos años de ir a leer mis poemas a lugares, y de escuchar a otros poetas, ver cómo casi todos tienen un hit. Yo misma como espectadora en un recital de poesía, espero que tal o cual poeta reciten tal o cual poema. Me encanta que pase eso, amo el rock y lo que se genera alrededor de él. Creo que he tenido algún que otro poema aclamado, lo digo hasta con pudor, y no necesariamente son mis favoritos hoy, te paso uno que supe leer infinidad de veces y entra en esta categoría de poemas que yo ya no leería en público:

advertencia

  los sumisos, 
  los histéricos,
  los hipoalergénicos,
  los que miden cada paso,
  los pecho frío del salto,
  los que no sueltan,
  los que piensan que 
  la vida les debe algo,
  los que inyectan lástima 
  por los rincones del otro,
  los que destilan rencor
  en los colectivos,
  los que encuentran 
  en el invierno motivos
  para no patear la noche,
  los que no viajan
  si no tienen dinero y un mapa,
  los que no son consecuentes
  con lo que aman,
  los que son módicos
  con el vino,
  los que sueñan de reojo,
  los que se ilusionan livianito,
  los que se enamoran con
  cinturón de seguridad,
  los que nunca hacen ruido,
  los que suspenden por lluvia.

  ésos, mejor que no me lean.
  ésos, mejor que no me besen.

¿Qué herramienta para escribir aún no te falla?

Leer mucho. Soy una convencida, lo primero que hay que hacer para escribir es leer. Leerlo todo, lo que guste, lo que no tanto, leer hasta el hartazgo y después del hartazgo, seguir leyendo.

¿Cuál proyecto en el que estás involucrado hoy es el que más te emociona?

Tengo la fortuna de que todos mis proyectos tienen que ver con la poesía, de una u otra manera. Lo que más me sigue motivando es escribir mi propia poesía, siempre. Dentro de poco sale un poemario que significa mucho para mí, lo editará Azul Francia Editorial y se llama BISAGRA; lo espero con ansiedad y entusiasmo. Pero también llevo adelante Halley Ediciones, que es mi propia editorial de poesía, verla crecer es hermoso. Llevo más de dos años dando talleres de poesía a distancia y me considero una afortunada de poder ver el crecimiento y el encuentro de los participantes con su propia poesía.

¿Qué del proceso de crear un libro no te habías imaginado?

En realidad lo que nunca me imagino es el libro, jamás empecé a escribir diciendo: voy a escribir un libro. Lo que siempre me sorprende, lo que me maravilla cada vez es el momento ese en que el libro se alza por sobre los poemas. En que dice acá estoy. En todo esto hay algo. Eso me parece mágico.

¿Inspiración, suerte o talento?

Trabajo. Lo primero es el trabajo, yo me considero una laburante más que una talentosa, llamaría inspiración quizás a eso que otros llaman talento, esos momentos gloriosos en que los poemas salen como por un tubo sin nada que retocarles. Pasa muy poco. Es tan esporádico. Siempre hay que trabajar. Creo que también es necesario como todo en la vida, un golpe de suerte, en el caso de la poesía que alguien puntual lea algo puntual en un momento puntual y lo divulgue y se propague. Eso para mí es suerte. Creo que ese golpecito de fortuna es algo que se aplica a cualquier oficio o profesión.

¿Para qué crear más?

Hace poco leí la contratapa de un libro que tengo la fortuna de editar, y saldrá en poco tiempo, donde Giselle Aronson, la autora, habla del proceso creativo como una traducción de uno mismo. Creo que en principio escribimos para eso, para traducirnos, para tratar de entendernos. Sin ir más lejos, te comparto el poema que abre mi libro Bisagra:

*

  una esperanza:
  escribir
  para esclarecer.

Un error que solo cometen los principiantes:

¡Las rimaaaas! Y no lo digo por los demás, jamás mandaría al frente a nadie, pero es tan común creer que la poesía debe ser rimada. Cuando sólo lo es cuando se trabaja con estructuras. Las rimas en el verso libre son un flagelo.

Un error que cometen hasta los profesionales:

Tendría que ser profesional para poder responderte eso.

¿Para qué sirve un abogado en las artes?

Para aportar otra mirada, para fusionar mundos. Tengo muchos conocidos abogados poetas, narradores, hasta artistas plásticos. Me encanta la gente que tiene profesiones que aparentemente no tienen nada que ver con el arte y hacen arte, amo ver cómo nada está tan lejos, cómo todo se potencia.

¿Para qué no es necesario un abogado en las artes?

Siempre es necesario un abogado, en las artes y no en las artes. Nada mejor que tener un buen defensor a mano. Uno nunca sabe en qué lío puede llegar a meterse.

Una frase/verso/libro/diálogo en una canción/verso/libro/película que sea oro en polvo:

Es injusto uno solo. Sobre todo teniendo en cuenta que mañana querré responder otra cosa distinta. Pero lo primero que se me viene a la cabeza es este poema de Humberto Constantini, aunque mi respuesta sería simplemente Humberto Constantini, él es oro en polvo. Toda su obra. Entera.

  ARMAR LA PIEL COMO UNA GRAN TRAMPERA

  Ir por la calle,
  andar
  tranquilamente alerta,
  no perderse un gorrión,
  no discutir un verde, un dos noventa y cuatro,
  aplicarse a los rojos,
  discernir las pitadas que se alejan,
  armar la piel como una gran trampera,
  meterse en nube o trueno,
  o en todo caso en techo con cajones y llovizna,
  estar en gato, en vieja, en naipe de almacén, en hipocampo,
  perpetuar las antenas, los buzones,
  adherirse a tendales y consignas,
  inmiscuirse en letreros luminosos,
  decirle sí al esmog,
  reconocerse,
  avalar frutería y nostalgias,
  no arredrarse ante quiscos, ni tristezas, ni ganas,
  atento, entero, al abordaje, al arma,
  no dejar escapar
  un verso, una refriega, una plaza con gente,
  una muchacha.

¿Cómo describirías lo que escribes?

Minimalista, ojalá que exacto. Es mi búsqueda, cada vez más. Escribir breve, simple y honesto.

¿Un(a) rockstar de la poesía latinoamericana:

Lo dicho, Humberto Constantini. Aunque quizás a él le faltó popularidad mundial para ser un rockstar, cosa que me apena inmensamente. Entonces diría el uruguayo Benedetti, traducido a tantos idiomas, ¡con tantos hits! Sí, ese sí que fue un verdadero rockstar de la poesía.

 

Mariana Kruk

Blogs:  www.deoficioarder.blosgpot.com.ar – www.eldeseoviajaenascensores.blogspot.com.ar
Instagram: @emekruk
Twitter: @marianakruk
Facebook: @marianakrukpoesia