“La canción es un organismo vivo” [Entrevista a Na Morales]

Na Morales es una de las compositoras más interesantes que hoy tiene Colombia. 

La música folclórica siempre ha tenido su espacio. Nunca ha estado corta de repertorio. Na Morales es como un aire fresco para ese repertorio. Una mirada contemporánea  a ritmos y métricas que están amarradas a la tradición. 

Suscríbete a nuestra lista de correo

No enviamos spam ni compartimos tu info.

I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )

Llegué a la música y las canciones de Na Morales por el amigo de un amigo. Porque esa siempre ha sido la mejor forma de descubrir algo nuevo. Y no es casual. Sus letras y melodías llegan directo al alma. Tocan la fibra que nos conecta con nuestra familia y los amigos. Están hechas para alborotar las ganas de compartirlas con la gente que uno más quiere.

En uno de sus conciertos recientes en Bogotá contó que su álbum “Regalos Hechos a Mano” salió como una respuesta a estar lejos de su familia y poder darle a cada uno una canción como regalo desde otro país.

Sin darse cuenta no sólo le entregó una canción a cada uno de sus familiares. Enmarcó las historias y los sentimientos de todos los que oímos su música. Esas cosas que sentimos y no sabemos cómo decir o cómo agradecerle a la gente que tenemos cerca.

Podríamos decir que Na Morales hace música intimista. Que resalta los momentos precisos Preciosos. Preciado. 

¿Qué es lo más importante en una canción?

Considero muy importante la letra en una canción, que tenga digamos, trascendencia poética. Por ejemplo, que pudieras recitarla sin cantarla,  y aún así sea contundente.

Sin embargo como compositora, lo importante no es solamente el qué se dice sino el cómo, me refiero a la música… la canción es un organismo vivo, necesita todas sus partes funcionando, la melodía, la armonía y finalmente los arreglos harán que esa letra diga con mayor impacto lo que debe decir, así se trate de un susurro.

¿Cuál crees que es tu greatest hit?

“Fuí y volví”, “Todas las flores”, “Cúando vas a irte”, “Sólo una vez” y “El Momento”, son canciones que han traído muchos corazones con sus aurículas.

En otros casos, canciones como “Abuelita”, “Regalito”. Las personas han hecho que de alguna manera sean un greatest hit en sus vidas. Es algo muy íntimo pero he tenido la fortuna de saberlo gracias a las redes sociales.

¿Qué herramienta para escribir canciones o hacer música aún te sorprende?

Estudiar las canciones de los compositores que me gustan.

¿Cuál proyecto en el que estás involucrada hoy es el que más te emociona?

En el momento gané una beca de composición de música contemporánea con mi proyecto de grado de la maestría que cursé en Buenos Aires. Me emociona porque no esperaba una premiación en un campo (la música contemporánea) en el que apenas ingresé a raíz de la maestría, recibir esta premiación por parte del Ministerio de Cultura fue todo un asombro.

La obra compitió junto a 40 proponentes del país. Y por supuesto me emociona graduarme.

Estoy también pre-emocionada de poder culminar esta etapa académica para continuar con la composición de canciones y la respectiva difusión.

¿Inspiración, suerte o talento?

Talento, educación e intervención divina. Por observación creo que es talento, algo así como un pre-diseño de la persona, una vocación notoria y además un entrenamiento recibido, mis padres me dieron la oportunidad de educarme con lo mejor que pudieron y en las áreas que quise. Por otra parte, luego de experimentar lo que Eclesiastés 12:1 propone (Acuérdate de tu creador), es claro que alguien interviene desde lo divino, porque es quien hizo el diseño.

¿Para qué crear más?

Por felicidad, por que es natural, porque por el diseño o la codificación innata de la composición hace que el compositor sienta una especie de abulia ante lo mismo y necesite crear para mover los límites un poco más.

La creatividad es designada con el término Poïesis… o mejor dicho, no solo la creatividad sino el acto creativo en sí. Y  nuestro cuerpo de manera natural lo realiza, por poner un ejemplo, la hematopoïesis. Estas reflexiones están incluidas en mi trabajo escrito acerca de la experiencia de la composición de la obra contemporánea que mencioné antes, mi deseo es compartirlas con quienes estén interesados.

Un error que solo cometen los principiantes:

Probablemente pensar demasiado en los demás. Me daba mucha pena mostrar mis canciones, primero porque van muchas cosas expuestas de lo íntimo, segundo porque pensaba en la complacencia del otro, ahora no lo veo tan mal, pero en ese momento no era motivante.

¿Para qué sirve un abogado en las artes?

Para enseñarnos a entender y ayudarnos a cuidar las leyes que protegen nuestro arte.

¿Para qué no es necesario un abogado en las artes?

No es necesario si su conocimiento es para demeritar al otro.

Una frase que sea oro en polvo:

Ese es el oro que más tengo en mi cabeza/corazón. Son precisamente esas “frases matadoras” las que me hacían preguntarme por el poder de la canción y que me animan a componer.

“Quizás porque mi niñez sigue jugando en tu playa, /
y escondido tras las cañas duerme mi primer amor, /
llevo tu luz y tu olor por donde quiera que vaya”

(“Mediterráneo” – Joan  Manuel Serrat)

“la noche tiende a su paso su negro manto/
y tu vas luciendo tu dulce tul/
retorna otra vez mi amor pasional/
la ténue luz de la luna contorna tu cuerpo angelical/
yo no pienso en nada/
ya que en mi mente/
ardiente estás”

(“Fuego en mi mente” – Joe Arroyo)

“No llores más, nube de agua/
silencia tanta amargura/
que toda leche da queso/
y toda pena se cura”

(“Tonada del cabrestero” -Simón Díaz)

“Es que tu amor me queda grande, ya lo sé/
es que tu amor se multiplica y crece,/
es que tu amor es el principio y el final/
es que a tu amor le nacen alas y vuela sobre el mar”

(“Ay mujer” – Juan Luis Guerra)

¿Un momento sagrado?

La canción la hice para mi esposo y ella en sí expone las razones, pero como compositora, cada vez que he recibido una manifestación de amor generada por el hecho de ser compositora de canciones, ha sido sagrado. Abrazos, felicitaciones de cumpleaños, mensajes de navidad, fotos, etc, las canciones me han traído mucho amor de las personas.

¿Un rockstar de la música folclórica?

¡Tantos! Pero me voy por Alfredo Gutierrez.
También por Simón Díaz, solo que es de los vecinos.

 

 

 

“No olvidaré tu voz, no olvidaré mi libertad. /
No me harán falta años para reparar el daño.”

“Lo que por agua vino” – Na Morales

http://derecho.rocks/2018/08/lunale/