De violencia, arte, censura y protestas.

La censura es un término típicamente político utilizado muy usualmente por estos días, y no sin razón. Esta pequeña palabra representa, materialmente, una de las mejores herramientas de represión con la capacidad de moldear las circunstancias a favor de quién se desee, acallando a otro y violando jijuemil derechos.

El 21 de Noviembre del año pasado (21N), el pueblo pegó un grito al aire en forma de protesta, no me tomen a mal, esto no es tema de izquierdas o derechas, esto es un tema de poder y, amigos míos, hay pocas herramientas más eficientes de gestión de poder que el arte en todas sus formas. Salí a cada una de las marchas que se presentaron desde ese día hacía acá, y, fuera de la manipulación sistemática de los medios, el protagonista de esta jornada, de meses, de protesta ha sido el arte.

Suscríbete a nuestra lista de correo

No enviamos spam ni compartimos tu info.

I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )

Tambores, arengas, enormes letreros, diseños de camisetas, conciertos y coreografías fueron protagonistas en los plantones y las marchas, las caricaturas e ilustraciones inundaron las redes sociales, se escribieron columnas, se escucharon canciones, y hasta el movimiento feminista levantó la mano con “el violador eres tú”, la protesta es mejor museo de arte que el mismísimo MoMA. Cada color, sílaba y nota enunciándole casi a gritos al gobierno, que parece ciego y sordo, que no estamos de acuerdo con cientos de cosas, y más aún, que se nos está cayendo el país. SOS, VAMOS EN PICADA.

A lo que hago referencia se puede resumir en una frase de la canción “Canto pal que está despierto” de Muerdo, cantante español, la cual es “Cantamos porque el grito no es bastante. Y no es bastante el llanto, ni la bronca. Cantamos porque creemos en la gente, y venceremos la derrota”, no hay forma más llamativa y liberal que el arte como acto de protesta, de opinión, de desacuerdo. Aquellos que están del otro lado, aquellos que quieren acallar las voces que se alzan, aquellos tras las pantallas azules, verdes y blancas, aquellos tras el escudo humano negro del talante de Robocop. Aquellos lo saben y utilizan todos los medios para silenciar a todo quien vaya contrario a sus fines, o pueda significar un obstáculo, y eso es censura.

Volviendo al punto, y llevando a cabo un friendly memory, los invito a situarnos el 19N de 2019, donde nos enteramos que días antes del Paro nacional la policía acciona 27 allanamientos en diversas ciudades, entre los lugares allanados encontramos a la revista Cartel Urbano (@cartelurbano), el colectivo La otra danza (@laotradanza), entre otros centros artístico y casas de ilustración que harían parte del Paro, cuenta revista Semana en reportaje del 19N[1]. Al siguiente día a las 11:00 am, revista Semana saca otro reportaje[2] mencionando lo encontrado en estos allanamientos, donde enuncian, entre otras cosas, que se decomisaron como “elementos utilizados para realizar hechos vandálicos” 17 latas de Spray, 1 galón de pintura, 3 pares de guantes, 9 jatas para cubrir el rostro, 715 panfletos (¿????????????????????), 36 brazaletes, 70 carteles, 02 pancartas, 14 camisetas, entre otros elementos como computadores, celulares, o tablets. ¿El fiscal que llevó esto a cabo sabe lo que es un centro artístico, y que la pintura, los guantes, etc., son útiles de trabajo? Ese mismo día a las 5:29 pm, a menos de 24 horas para que iniciara el paro, Semana pública un último reportaje titulado (vaya sorpresa) “Jueces declaran ilegales algunos allanamientos hechos por la fiscalía y la policía antes del Paro”[3], donde menciona, básicamente, que los dichosos allanamientos no sirvieron para nada, solo para dar causales suficientes para que al estado le caigan 2 o 3 demandas por parte de varios colectivos. ¿Para qué lo hicieron? Aún me lo preguntó porque, como dijo un famoso por ahí, en vez de intimidarnos hizo que saliéramos berracos a marchar.

El caso anteriormente contado tan solo es uno de los tantos sucedidos, días antes en protestas sobre la circunvalar la policía captura irregularmente a 2 fotógrafos y a 2 periodistas[4], en Medellín el ESMAD golpea a un fotógrafo extranjero fracturando el hueso bajo su ojo[5], y así pueden seguir encontrando casos con tan solo buscar un poco. Es aterrador.

 

 

[1] Editorial. (2019). “Dos periodistas y dos fotógrafos fueron retenidos por la Policía en medio de marchas estudiantiles”. Zonacero. Recuperado de: http://www.zonacero.com/generales/dos-periodistas-y-dos-fotografos-fueron-retenidos-por-la-policia-en-medio-de-marchas

[2] Editorial. (2019). “Fractura debajo del ojo, le habría dejado Esmad a fotógrafo extranjero que cubría las marchas”. Pulzo. Recuperado de: https://www.pulzo.com/nacion/esmad-habria-agredido-fotografo-extranjero-durante-marcha-estudiantil-PP794616

[3] Editorial. (2019). “Jueces declaran ilegales algunos allanamientos hechos por la fiscalía y la policía antes del Paro”. Semana. Recuperado de: https://www.semana.com/nacion/articulo/paro-nacional-fiscalia-declaro-ilegales-algunos-allanamientos-hechos-por-la-policia/641118

[4] Editorial. (2019). “Policía hace allanamientos y organizaciones los califican como una provocación previa al paro”. Semana. Recuperado de: https://www.semana.com/nacion/articulo/paro-nacional-21-de-noviembre-policia-hace-allanamientos-y-organizaciones-los-califican-como-una-provocacion/640852

[5] Editorial. (2019). “Lo que encontró la policía de Bogotá en los 27 allanamientos que hizo antes del paro”. Semana. Recuperado de: https://www.semana.com/nacion/articulo/paro-nacional-fiscalia-declaro-ilegales-algunos-allanamientos-hechos-por-la-policia/641118