Ni tan neto, ni tan bruto

neto bruto

Los descuentos (aportes a seguridad social, retenciones en la fuente y demás) son como un insulto muy sofisticado del que todo independiente quiere huir… aunque no debería.

Label: Derecho de EntretenimientoEl tema de los descuentos no debería generar tantos problemas. Todos los días alguien al recibir su pago conjura el “pero yo negocié neto”, “usted tiene que asumir mis descuentos y mis impuestos”.

… pero ¿por qué?

¿Por qué tengo que asumir los impuestos de otro?

El tema se habría resuelto con subir un poco el precio.

Con saber desde el principio cuánto es el descuento que van a hacer.

Las calculadores ya están inventadas. Están inventadas hace rato. Excel hace lo suyo… y no es tan complicado.

Parece un regaño, pasivo-agresivo, un poco. Pero síganme.

En el fondo la discusión de “neto” o “bruto” es querer trasladarle a otro a que tenga el control de cierta información. Cuándo deberíamos ser nosotros los que estamos en control de esa información.

Deberíamos saber qué se está restando.
Cuánto se esta restando
y por qué se está restando;
incluso, entender cada uno de esos conceptos.

El punto, en gran medida, es que si nos aplican, y los restan, es porque nos tocan asumirlos.

Deberíamos controlarlos.

La buena noticia es que al menos nuestra posición la conocemos, y en casi todas las veces se aplican las mismas condiciones.

Cuando trasladamos la decisión a otro, lo hacemos pensando que ese otro “sabrá mejor”, o “ahí verá cómo lo resuelve”, “ese es su problema”.

La condición que nosotros tenemos puede que no se repita con tanta frecuencia como creemos.

Podemos ser actores cobrándole a un teatro, y sería normal. Podríamos ser actores cobrándole a una empresa de construcción por un acto en su fiesta de fin de año… y sería una anomalía.

y se aplica de distintas maneras.

Para el que está haciendo la producción ejecutiva el neto lo mata al planear, pueden existir tantas posiciones como sujetos; y no, no se arregla con “pues súbale el 10% a todo”.

La posición propia se resuelve con preguntarle a un amigo contador… (todo el mundo tiene un amigo contador).

Si no, a un vecino, a un primo, en últimas Gerencie.com.

La resta de conceptos no debería quitarnos el sueño. Debería permitirnos tener el control para planear, para saber de antemano, para entender qué cobramos y hasta donde va.

 

 

“El Arte renueva y cura por naturaleza” [Entrevista a Pedrina, del dúo Pedrina y Río]

Entrevista Pedrina y Río
Entrevistamos a Pedrina, del dúo Pedrina y Río. Para que nos contara un poco de la esencia de la música rosa.
Pedrina y Río es un dúo de música rosa. Pop rosa. En el mejor de los sentidos. Sus canciones están impregnadas de cursilería, buenas emociones, gritos desesperados, esperanzas de amor exploraciones sensoriales.
Este dúo colombiano se tomó la escena local alternativa por asalto. Rompió cualquier expectativa con “Enamorada” y se dió a conocer nacional e internacionalmente.

Pedrina es metódica, organizada, potente en un escenario. Río es un maestro sigiloso, de interpretaciones precisas.
Actualmente están preparando lo que será su próximo álbum, que saldrá a la venta en 2018. La producción de algunos cortes del nuevo álbum estarán a cargo de Richard Blair (Sidestepper).
Confiamos en que a este grupo colombiano le quedan muchos kilómetros por delante; como músicos, como duó, como gestores de canciones melcochudas y encantadoras.

En una frase, ¿cómo describirías la música que haces?

Pop latino alternativo ó mejor: música rosa.

¿Cómo se hace la música color rosa?

Se hace cuando no te da pena demostrar tus emociones y crees que el mundo necesita más franqueza emocional.

¿Qué es lo más importante en una canción?

Que sea real, es decir: que represente lo que piensas y sientes, que a través de la canción las personas puedan conocer tu personalidad e identificarse contigo y con la música.

¿Cuál crees que es tu greatest hit?

Encontrar un equipo de trabajo que nos entienda y respete musical, profesional y personalmente. Cuando las personas se acercan solo por sus intereses personales las cosas dejan de fluir y todo se vuelve gris. Cuando todos trabajamos por un resultado, superando nuestros egos y buscando un fin común… empiezan a ocurrir cosas que te sorprenden muy positivamente.

Hay mucho de sonidos mexicanos en lo que hacen, enredado entre las canciones, ¿de dónde sale esa influencia?

La familia de Río consumía muchísima música mexicana; así que su niñez está llena de esos recuerdos. Yo de niña vi tanto a Thalía y al Chavo que incluso hablaba con el acento; aunque tex-mex, Selena (y Los Dinos) fue mi mayor inspiración musical cuando niña.
En Colombia tenemos una tremenda influencia mexicana y compartimos tantas costumbres que parecemos del mismo país, excepto por el picante, el mole y las tortillas.

¿Cuál proyecto en el que estás involucrado hoy es el que más te emociona?

Pedrina y Río es mi proyecto de vida y me ocupa en alma y pensamiento las 24 horas del día. Amo no solo la música sino todo lo que ocurre detrás de ella. Me emociona muchísimo trabajar junto artistas visuales, diseñadores de moda, fotógrafos, productores, incluso abogados y contadores, y todas las personas que nos apoyan todos los días con su talento y conocimiento.

¿Inspiración, suerte o talento?

Ojalá que siempre se juntaran las tres al tiempo; pero la verdad es que no siempre pasa. Si tuviera que escoger una creo que sería inspiración.
 

¿Para qué crear más?

Un médico sabe que su función es curar, un vendedor vender, un conductor conducir; pero preguntar la función del arte es de lo más complicado. ¿Cómo está la música o el entretenimiento en servicio de las personas? ¿Qué hace que lo que hacemos no sea frívolo o la persecución de una vanidad personal? La respuesta la encontré en una convivencia que hicimos hace 2 años en Ciudad de México, una chica se nos acercó muy conmovida y nos dijo que sufría de depresión, que había oído nuestra música y desde que lo hacía su terapeuta había notado una mejoría; ese mismo día un chico me regaló un prendedor que había sido de su hermano fallecido y dijo que “Canción de Eli” le hacía recordarlo haciendo su luto llevadero.
Como éstas hemos tenido otras experiencias que nos hacen entender que la función del arte, al tener intrínseca la acción de crear: renueva y cura por naturaleza, características contrarias de la destrucción o el caos.

Una canción para una tarde lluviosa

Keeps On Rainin” de Billie Holiday

Una canción para celebrar una victoria

Fue un placer conocerte” de Rocío Durcal

Una canción para encontrar la paciencia cuando hace falta:

Don’t be so hard on yourself” de Jess Glynne

Un error que solo cometen los principiantes:

Firmar contratos sin contratar un abogado.

Un error que cometen hasta los profesionales

Desentenderse de los asuntos administrativos, legales y financieros de su empresa.

¿Para qué sí sirve un abogado en las artes?

Para evitarse lágrimas, remordimientos y bolsillos vacíos. No importa cuantas veces leas un contrato y cuan gruesa sea la lupa que utilices, un abogado es la persona que cuenta con el conocimiento de la norma por lo que podrá protegerte y velar por tus intereses, además de ponerte en ventaja en una eventual negociación.

 ¿Para qué no es necesario un abogado en las artes?

Para seguir siendo un artista incauto y desprevenido, susceptible a ser víctima del desconocimiento, la ingenuidad y muchas veces la mala fe. Hasta para componer es necesario porque te enseñará sobre derechos de autor.

Una frase en una serie que sea oro en polvo

          Skyler White: Walt, please, let’s both of us stop trying to justify this whole thing and admit you’re in danger!
          Walter White: I am not in danger, Skyler. I am the danger. A guy opens his door and gets shot and you think that of me? No. I am the one who knocks!
          Breaking Bad (S04E06).

¿Un rockstar del pop rosa?

Juan Gabriel.

Sin video EPKs. Gracias.

Sin Video EPK

Los EPKs (Electronic Press Kits) de video se han convertido en una forma usual de acompañar propuestas musicales y escénicas. Cuando se centran en contar la historia de sus creadores y entrevistarlos no valen la pena.

pincelada-roja-web-industrias-creativasLos EKPs no sirven. Los que son de video, al menos. Existe una versión de EPK que es en pdf, con buenas fotos, descripciones cortas y todo hipervinculado. Esos son siempre bienvenidos. Pero los de video, hay una manager que me dijo que los EPKs que solo le gustan a la gente que hace videos.

El problema es que se nos olvida que el EPK de video es un instrumento de promoción y tiene su lugar dentro del paquete para ofrecer los servicios de un artista.

No están dirigidos al público. Están dirigido a compradores / programadores de eventos.

El público puede conocer al artista a través de lo que vaya publicando en redes sociales. Que es más elocuente que una entrevista acartonada.

Los compradores / programadores de eventos, que están interesados en conocer en contratar productos culturales, para hacerlos circular, les interesa el producto; y el producto finalizado. En una rueda de negocios —o un lugar cualquier lugar dónde se reciben o se evalúan propuestas— se buscan:

  • ¿Qué eres capaz de hacer?
  • ¿Cuál es la estética que maneja tu proyecto?
  • ¿Cómo suenas en vivo?
  • ¿Cómo suenas en estudio?
  • ¿Cómo te ves en el escenario?
  • ¿Cómo es la producción en vivo?

Lo cruel es que todo eso se puede evaluar en menos de 5 minutos.

Rara vez le interesan las motivaciones del que lo está haciendo, su historia, su biografía. Incluso, si lo que le interesa es su historia y su biografía, ya lo conoce antes de estar viendo ese video EPK. O si ese es el caso —porque ese trasfondo es supremamente relevante— ¿no es mejor un documental?.

El tema de qué has hecho, o dónde has participado, cuál es tu biografía, se puede hacer fácilmente en un texto donde se cuenten estos detalles; un bio bien hecho.

Hacer un video para promocionarte a ti mismo, en el que además te presentas es innecesario; porque usualmente —en una rueda de negocios— estás sentado al otro lado de la mesa. Por eso es más importante que hagas empatía, y des la mano, eches un buen chiste y el otro lado entienda que está negociando con alguien que es interesante y conoce su producto.

Si no estás cerca y estás enviando la historia por correo, la evaluación será solo del producto que se presenta.

Los EPKs presentan una historia cliché, “desde pequeño esta ha sido mi pasión”, “todos tenemos una formación en distintas disciplinas y ahora nos juntamos a hacer arte de verdad”, “hacemos esto porque nos apasiona”, “cada uno es independiente pero nos amamos como amigos”… nada nuevo. Todos hemos oído conocemos. Todos esperamos

Si todo eso es cierto se refleja en la propuesta. Por decirlo no se hace realidad.

Vale la pena revisar este elemento.
Buscarle valor como pieza de comunicación si tiene sentido en el proyecto. Si es para contar la historia de todos… es mejor invertir esa plata en un buen video-clip o una buena sesión en vivo.

El entrevistador siente que desnuda al artista cuando saca esas confesiones. Clichés.

El artista escénico se desnuda en el escenario; no en las entrevistas de prensa (y menos por YouTube).

Ilustración

 

De Orson Welles a Yuya

orson welles

Si algo más enredaron los YouTubers es el tratamiento de la obra audiovisual. La obra audiovisual como está concebida en las normas es una obra que necesariamente es realizada por varias personas.

Label: Derecho de AutorTodas estas normas, en su inicio estaban cubriendo el espacio de que una obra audiovisual, cinematográfica era una obra engorrosa de hacer.
Orson Welles estaría de acuerdo.

En las definiciones incluye que además está creada para poder proyectarla; en nuestro caso, en YouTube, la plataforma ese medio (streaming on-demand).

Hasta ahí, todo normal.

Las normas llegan a describir que los autores de la obra cinematográfica son múltiples, así el director, el autor del guión, el de la música y los dibujantes (si se tratara de animación) son autores; pero (y aquí el pero es grande) los derechos patrimoniales son del productor.
Ahí Yuya no estaría de acuerdo.

El lío es que si uno trata la obra audiovisual, necesariamente como una obra colectiva está obviando el hecho que en este momento todo el mundo tiene un smartphone en el bolsillo, que un video puede ser realizado por una sola persona —que sea a la vez director, productor, protagonista, editor, guionista y todos los roles imaginables— cumpla todos los roles de producción y creación asociados a la obra.

Lo que se desvirtúa es la etiqueta de obra colectiva.

Claro. Estas normas fueron redactadas para hacer cine, y para evitar la mayor cantidad de problemas de interpretación cuando muchos intervienen. Pero no era concebible que una (1) cumpliera todos los roles.
Apuesto a que eso no estaba en los planes.

Para el tintero: bajo el esquema de multi-tasking de los proyectos audiovisuales de hoy, valdría dejar los roles claros y balancear los porcentajes de explotación. El modelo estándar normativo se seguirá aplicando; pero hay lugar a pensar nuevos esquemas de remuneración más equitativos y contemporáneos; hay lugar a la producción desde lo creativo y a crear desde la producción. Cada quién verá.

 

Normas colombianas y comunitarias

Definición de obra audiovisual: “creaciones expresadas mediante una serie de imágenes asociadas, con o sin sonorización incorporada, que estén destinadas esencialmente a ser mostradas a través de aparatos de proyección o por cualquier otro medio de comunicación pública de imagen y del sonido” (Ley 23 de 1982, Art. 8; Decisión 351 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena, Art. 3; Pérez de Castro, 2001, p. 24)

(…) “susceptible de hacerse visible y, si va acompañada de sonidos, susceptible de hacerse audible” (Decreto 460 de 1995, Art. 23, lit. f).

Foto

 

¿Qué aprendimos de Star Wars?

Star Wars

Lo más impresionante de George Lucas es que logró una fortuna a partir de sólo una cláusula de su contrato como director de Star Wars.

Pincelada Derecho del Entretenimiento

El Skywalker Ranch no se compró solo. Mejor, esa plata no llegó de un día para otro luego del estreno de Star Wars. La grandeza de George Lucas, en realidad recae en haber negociado una cláusula correcta dentro de de su contrato de dirección de la saga Star Wars.

El mito es el siguiente: Hace mucho tiempo en una galaxia muy muy lejana George Lucas accedió a cortar su remuneración por mitad como director de Star Wars con tal de ser el dueño de los derechos de merchandising y derivados de la película.

[Leer artículo: ¿Qué se le revisa a un contrato?]

En retrospectiva, esa negociación le permitió recibir millones de dólares en todas la figuras, juegos de video, ropa, novelas, comics, licencias y demás derivados.

En estricto orden Star Wars en una película. Por su aceptación y tracción es además de eso un universo que puede ser explotado de muchas maneras.

Las obras son pequeños pedazos individualizados de lo que hacen los autores; el autor es el titular de esa pequeña obra y también tiene la potestad exclusiva de adaptarla. De cambiarla de lenguaje. De convertirla en algo más si así lo quiere.

[Leer artículo: Negociación a 4 puntas: tiempo, territorio, uso y ventana.]

Star Wars es el ejemplo de un gran producto con múltiples usos adicionales e infinitas posibilidades de adaptación. Sorprende que no hayan producido un musical de gran formato en Broadway (aún).

Continue reading ¿Qué aprendimos de Star Wars?