Ese título es un plagio

plagio

El título de una obra es su nombre. No es más. En principio, la obra está protegida por el derecho de autor; pero su título, solo y abandonado, no.

Label: Derecho de AutorUn buen título es descriptivo.

Un buen título engancha.

Un mal título puede que, por flojo, haga que la obra pierda sentido o no le haga justicia.

Hay cientos de canciones con el mismo nombre (ej.”Ay amor“). Todos hemos compuesto (con intención o sin querer) una canción con un título que alguien más ya había usado.

¿Pero hay plagio? ¿Me pueden reclamar por bautizar otra canción bajo el título “Mi Amor”?

No. Si las ideas no se protegen, el título es casi una idea. Lo importante es el cuerpo de la obra. Su desarrollo. Hacia dónde lleva el autor ese título, o por qué culminó allí.

Hay casos notorios de grandes títulos. Que por si solos podrían considerarse obras o con suficiente originalidad para ser protegidos individualmente (y en conjunto con la obra). Todas las novelas de Gabriel García Márquez hacen parte del listado de grandes títulos. Pero sería una pelea disputada y larga.

Pienso que hasta sería por un tema de aprovechamiento de reputación ajena que por plagio.

Si tienes que poner un título, está bien si tiene carne, si es original; pero si al final vas a regalarle al mundo otro “Nuestro amor”, pues,
¿qué mas da?

 

5 títulos que la sacan del estadio:

  1. El amor en los tiempos del cólera (Gabriel García Márquez)
  2. Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (Charlie Kaufman et. al.)
  3. Tiramisú de limón (Joaquín Sabina)
  4. El amor de las luciérnagas (Alejandro Ricaño)
  5. Tu casa en la esquina del tiempo (La Oreja de Van Gogh)

 

El momento de inspiración

Inspiración

El momento de inspiración. La musa. Toda esa sarta de mentiras que decimos para llamarle al trabajo creativo.

Label: Derecho de AutorLos libros derechos de autor inician con un capítulo rosa, tratando de explicar qué es el momento de inspiración. Lo hacen en términos de abogado, que apastelados, suenan como algo relativo a las artes.

A ese momento, le atribuyen poderes casi mágicos, cuando el autor logra salir de su estado hipnótico de extremo narcisismo y de dudas que lo carcomen y saca una obra. Cualquiera. Una creación intelectual.

El lío es la incapacidad del derecho para describir este momento; y paradójicamente la igual incapacidad de las artes para describirlo.

Al derecho de autor la inspiración no le debería valer nada.

Si no le da valor al mérito artístico, tampoco debería otorgarle ninguno a la causa próxima de la obra.

La obra debe existir.

Cómo escapa la mente o las manos de su creador es anecdótico.

Lo que nos interesa es que exista, que haya sido exteriorizada, en el mejor de los casos que haya sido volcada sobre un soporte material.

Por ello, trabajen. “Hagan buen arte” como diría Neil Gaiman; también la búsqueda de las repuestas correctas es enemiga del Arte”, diría Seth Godin.

Con lo que salga, hablamos.

El productor fonográfico no es el productor musical

Productor musical

El titular de los derechos conexos como productor fonográfico en un fonograma es aparentemente un concepto sin disputa; pero está lleno de imprecisiones.

Aquí la doctrina se queda corta. La discusión no se da abiertamente.

El productor fonográfico no es el productor musical.

Casi siempre es el artista.

En el caso de los artistas independientes, siempre es el artista.

Continue reading El productor fonográfico no es el productor musical

Rembrandt recargado

Rembrant original

Mientras todos tememos que nuestro puesto de trabajo puede ser reemplazado por un robot… hay robots que pintan nuevos cuadros de Rembrandt.

Ya hay oficinas de abogados que están reemplazando su planta de personal por robots que revisan referencias jurisprudenciales y Wired publicó en febrero de este año un artículo redactado por robots.

Una muestra más de la larga fila de debates acerca de la autoría de máquinas creando nuevos contenidos.

Pero… ¿y si crearan algo nuevo de algo viejo? ¿algo tan familiar que no fuera nuevo del todo?

Continue reading Rembrandt recargado

Una idea original es un oxímoron

Idea original

Las ideas no pueden ser originales. Las ideas son solo el principio de una historia. La originalidad requiere desarrollo.

Label: Derecho de AutorHay un cierto grupo de artistas que cree que tener ideas emotivo de alabanza. Incluso, hacen todo lo que está en su poder para que quede grande en el cartel que la idea fue suya.

En el derecho de autor no se paga por ideas.

En el derecho del entretenimiento no debería pagarse por ideas.

Las ideas carecen de peso creativo. Las ideas son la antesala de una obra. Son la forma más sencilla de definir una obra y a la vez la versión diluida e insípida.

¿Cuántas historias ha dado el cien con una pareja que se conoce, luego se odia y al final se reconcilia con un beso?

Continue reading Una idea original es un oxímoron