Sin video EPKs. Gracias.

Sin Video EPK

Los EPKs (Electronic Press Kits) de video se han convertido en una forma usual de acompañar propuestas musicales y escénicas. Cuando se centran en contar la historia de sus creadores y entrevistarlos no valen la pena.

pincelada-roja-web-industrias-creativasLos EKPs no sirven. Los que son de video, al menos. Existe una versión de EPK que es en pdf, con buenas fotos, descripciones cortas y todo hipervinculado. Esos son siempre bienvenidos. Pero los de video, hay una manager que me dijo que los EPKs que solo le gustan a la gente que hace videos.

El problema es que se nos olvida que el EPK de video es un instrumento de promoción y tiene su lugar dentro del paquete para ofrecer los servicios de un artista.

No están dirigidos al público. Están dirigido a compradores / programadores de eventos.

El público puede conocer al artista a través de lo que vaya publicando en redes sociales. Que es más elocuente que una entrevista acartonada.

Los compradores / programadores de eventos, que están interesados en conocer en contratar productos culturales, para hacerlos circular, les interesa el producto; y el producto finalizado. En una rueda de negocios —o un lugar cualquier lugar dónde se reciben o se evalúan propuestas— se buscan:

  • ¿Qué eres capaz de hacer?
  • ¿Cuál es la estética que maneja tu proyecto?
  • ¿Cómo suenas en vivo?
  • ¿Cómo suenas en estudio?
  • ¿Cómo te ves en el escenario?
  • ¿Cómo es la producción en vivo?

Lo cruel es que todo eso se puede evaluar en menos de 5 minutos.

Rara vez le interesan las motivaciones del que lo está haciendo, su historia, su biografía. Incluso, si lo que le interesa es su historia y su biografía, ya lo conoce antes de estar viendo ese video EPK. O si ese es el caso —porque ese trasfondo es supremamente relevante— ¿no es mejor un documental?.

El tema de qué has hecho, o dónde has participado, cuál es tu biografía, se puede hacer fácilmente en un texto donde se cuenten estos detalles; un bio bien hecho.

Hacer un video para promocionarte a ti mismo, en el que además te presentas es innecesario; porque usualmente —en una rueda de negocios— estás sentado al otro lado de la mesa. Por eso es más importante que hagas empatía, y des la mano, eches un buen chiste y el otro lado entienda que está negociando con alguien que es interesante y conoce su producto.

Si no estás cerca y estás enviando la historia por correo, la evaluación será solo del producto que se presenta.

Los EPKs presentan una historia cliché, “desde pequeño esta ha sido mi pasión”, “todos tenemos una formación en distintas disciplinas y ahora nos juntamos a hacer arte de verdad”, “hacemos esto porque nos apasiona”, “cada uno es independiente pero nos amamos como amigos”… nada nuevo. Todos hemos oído conocemos. Todos esperamos

Si todo eso es cierto se refleja en la propuesta. Por decirlo no se hace realidad.

Vale la pena revisar este elemento.
Buscarle valor como pieza de comunicación si tiene sentido en el proyecto. Si es para contar la historia de todos… es mejor invertir esa plata en un buen video-clip o una buena sesión en vivo.

El entrevistador siente que desnuda al artista cuando saca esas confesiones. Clichés.

El artista escénico se desnuda en el escenario; no en las entrevistas de prensa (y menos por YouTube).

Ilustración