El momento de inspiración

Inspiración

El momento de inspiración. La musa. Toda esa sarta de mentiras que decimos para llamarle al trabajo creativo.

Label: Derecho de AutorLos libros derechos de autor inician con un capítulo rosa, tratando de explicar qué es el momento de inspiración. Lo hacen en términos de abogado, que apastelados, suenan como algo relativo a las artes.

A ese momento, le atribuyen poderes casi mágicos, cuando el autor logra salir de su estado hipnótico de extremo narcisismo y de dudas que lo carcomen y saca una obra. Cualquiera. Una creación intelectual.

El lío es la incapacidad del derecho para describir este momento; y paradójicamente la igual incapacidad de las artes para describirlo.

Al derecho de autor la inspiración no le debería valer nada.

Si no le da valor al mérito artístico, tampoco debería otorgarle ninguno a la causa próxima de la obra.

La obra debe existir.

Cómo escapa la mente o las manos de su creador es anecdótico.

Lo que nos interesa es que exista, que haya sido exteriorizada, en el mejor de los casos que haya sido volcada sobre un soporte material.

Por ello, trabajen. “Hagan buen arte” como diría Neil Gaiman; también la búsqueda de las repuestas correctas es enemiga del Arte”, diría Seth Godin.

Con lo que salga, hablamos.